Tú eliges

Maya Angelou, dijo, “He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste y olvidará lo que hiciste. Pero nunca olvidará lo que le hiciste sentir”.  Y si al final del camino, tendremos un cúmulo de sentimientos, ¿cuál será la interpretación que elegirás?

Siendo los sentimientos la interpretación de una emoción temporera y la percepción producto de nuestros juicios, hoy decido guardar en mi maleta, aquello que me dirija en dirección hacia la paz y la felicidad. Y aunque vendrán de forma inesperada, sentimientos que me lleven en otra dirección, me haré consciente y ajustaré mi viaje.

No es un plan perfecto y, sin embargo, el objetivo es claro. Enfrentarás de forma inesperada situaciones que provocaran de forma inmediata emociones de alegría, tristeza o coraje. Más siendo tu quien estará escribiendo la historia, decidirás como sentir sobre eso que sucedió cuando te hagas dueño de ese momento en soledad.

Y hoy, que eres dueño de tu destino, caminas hacia la paz, reconociendo que a cada paso tu observador interpreta un mundo que a veces requiere detenerte y auscultar esas emociones que experimentas. Porque al hacer un alto te permites ver con un nuevo mirar y en la profundidad de tus pensamientos encuentras aquello que parecía imposible.

Era sólo un evento y se mezclaron las emociones, los sentimientos. Eso que llevamos en nuestro subconsciente. Es el todo que nos impide ver este momento por lo que es. El ahora lo teñimos de experiencias del pasado y de miedos de futuro. Eso que llamamos realidad y sin embargo es una percepción de lo que creemos estamos viendo o viviendo.

Nadie es perfecto y, sin embargo, tenemos la oportunidad de ir transformándonos a cada instante. Por lo que nuestra versión de hoy es distinta a la de ayer. Y si vivimos en un cambio constante, como es posible que no podamos darnos una nueva oportunidad.

Una nueva oportunidad de vivir nuestros sueños, de experimentar nuevos sentimientos, de vivir en paz con nuestra historia y ser coherentes con lo que declaramos. No tienen que ser cambios abruptos, quizá hoy puedas hacer un pequeño ajuste y comenzar tu día ajustando tu interpretación de lo que ocurra hoy. Quítate la carga del ayer, porque hoy es un nuevo día. Quítate la carga del mañana, porque ese día aún no ha llegado. Vive, hoy. Vive, ahora. Interpreta este momento con un nuevo mirar.

Vivirás nuevas experiencias que provocaran emociones en este momento. Serás tú quien elijas como las interpretarás y determinaras como permitirás que te hagan sentir.

Y en esta decisión constante y aun cuando cada cual es responsable, serás capaz de transformarte en empatía. Porque es posible, vivir en paz y transmitirla en nuestro caminar. Provocando explosiones de bondad y cambios inesperados. Porque, aunque todo comienza conmigo, somos parte de un todo.

Así pues, aunque todos somos responsables de nuestras interpretaciones, también somos responsables de nuestros actos hacia con los otros. Seamos coherentes y fluyamos en paz, bondad y amor para que podamos aportar nuestro granito de arena hacia el cambio. Al final, todo regresa como un todo y así, cerramos ciclos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: