Se escuchó en Japón

Sé que todos estamos orgullosos de nuestros respectivos países… nuestra Patria. Esa que va con cada uno de nosotros a donde quiera que vayamos porque es donde están nuestras raíces, nuestra identidad. Ese pedazo de tierra en donde nacimos o quizá donde no pudimos nacer porque nuestros abuelos o padres tuvieron que tomar una difícil decisión. Buscar nuevas oportunidades, ir tras un sueño de alcanzar algo y en el proceso cambiamos nuestra localización, pero nunca nuestro amor patrio.

Porque hoy quizá físicamente estemos en otras tierras y, sin embargo, nuestro corazón late mientras soñamos con el mar y sus palmeras, nuestra gente y sus ocurrencias, las Navidades interminables o nuestra comida. Celebramos a los nuestros y nos indignamos ante las injusticias. Somos una familia extendida que no vive en un 100 por 35 (que de paso no es nuestra dimensión). Y que al igual que nuestro corazón, no somos solo Puerto Rico, Vieques y Culebra, somos todos y como dice el dicho: “juntos somos más”.

Porque somos los de aquí y los de allá. Los que pisamos tierra y los que la anhelamos desde otros lugares. Esos que hacen patria desde la diáspora. Esos que nos representan dignamente porque en su sangre tienen escrita la historia de una nación que no se deja. Ellos que no son ellos porque son parte de nosotros y salen en nuestra defensa. Dignos representantes de la diversidad que es parte de nuestro origen e identidad.

Son los puertorriqueños que desde otras tierras conocen nuestras luchas y luchan junto a nosotros para hacer patria. Fueron esos mismos puertorriqueños que nos ayudaron cuando el huracán María y enviaban suministros mientras sufrían por no saber de los suyos. Puertorriqueños que sufren nuestros dolores, se indignan con las injusticias y celebran los triunfos porque son parte de ellos.

Hoy se escuchó en Japón nuestro himno y lloré junto a Jasmine con emoción. Uno no elige donde nace, pero si decide a quien representa, a quien defiende y por quien lucha. Gracias a todos los puertorriqueños, los que están aquí y los que están allá. Aquellos que nacieron en otras tierras y son nuestros. A los que sin tener sangre boricua han defendido nuestras causas y apoyado en la necesidad. Gracias por que al final, todos somos parte de un todo. Vivo orgullosa de mi isla, nuestra gente y nuestros hermanos.

Orgullosa de cada uno de nuestros atletas y sus familias. Ellos dieron el todo y por eso estoy agradecida. Por su esfuerzo, su tenacidad. A veces se gana y otras, se aprende para la próxima.

Hoy se me salió lo boricua, que les puedo decir…  si mi mañana comenzó cantando “La Tierra de Boriquen…”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: