¿Quién da más?

Lo he decidido y lo voy a lograr. Así que puse el despertador para las 5:00AM y cuando sonó… en negación y dando tras pies llegué al baño. La misión era clara, así que fuí a la cocina a prepararme el café que me permitiría lograr la meta. Se cayó la cuchara y casi rompo la taza al fregarla, pero lo logré. Después de bañarme y tropezar con la mesa del comedor…. Estaba vestida y bajando las escaleras como si fuera parte de las Olimpiadas, llegué finalmente a mi carro. Confieso que aún todo estaba oscuro, parece ser que era la única despierta en el condominio. Eso me daba esperanzas de que lo iba a lograr.

Éramos la carretera y yo. Estaba fuera de control y hasta llegué a las 35 millas por horas… I was on fire. Si, lo sé, guio lento, pero ese día casi alcancé las 40. De todas formas, llegué a mi destino, eran las 6:00 por lo que estaba optimista. Me estacioné y me bajé casi corriendo para llegar al ascensor. Salí del ascensor y no había nadie. Todo parecía indicar que lo había logrado…estaba disfrutando mi triunfo hasta que escucho. “Hay una lista”. Me volteé, la miré directo a los ojos, decidida a enseñarle modales y con voz de derrota dije. Buenos días, ¿tiene bolígrafo?

Fue entonces que vi el dichoso sobre blanco con 10. Si 10 personas anotadas antes que yo. Todos mayores de 70 años. Y así comenzó la espera y las miradas…. Si, ellos me miraban con sonrisas triunfales. Otra vez me ganaron y esta vez, vinieron en parejas. Así que sería un proceso largo porque fueron preparados.

Tenían andadores que servían de sillas, una banqueta de madera que se doblaba y hasta una silla de playa. Y yo… yo tenía el recordatorio de mi marido sobre una cartera de 30 libras que debía vaciar y unos tacos incomodos. Y aun eran las 6:30AM.

Y fue a esa hora que comenzó un juego en el que no sería participé… Comenzó doña Aurora. Ella venía de Rio Grande. Hizo la número 3. “Pues yo vengo de Rio Grande, pero es que este médico es tan bueno. Que la espera vale la pena”. Porque yo tengo el corazón agrandado y diabetes.” Entonces, vino la otra señora y de forma desafiante le dijo: “Ay nena, tú no tienes nada… yo tengo alta presión y diabetes. El otro doncito no se iba a quedar atrás, pero se le adelantó otro Señor….

Y cuando ya yo estaba lista para sacar mi expediente por aquello de no quedarme atrás. Una señora dijo que la operaron de no recuerdo que y tenía 4 cosas más. Entiendo que ella era la peor que estaba, así que hice silencio y asumí que en esta competencia… me llevaban ventaja.

Entonces comencé la conversación conmigo: ¿nadie les ha dicho que el descanso es importante para la salud? Que hay personas que tenemos que trabajar y por eso madrugamos para llegar temprano. Dios mío, pero a qué hora me tendré que levantar para poder ser la primera la próxima vez. Espero que el médico llegue temprano porque si no… Pero, si son jubilados, porque no llegan a la hora que sea.

Sentí unos pasos y cuando levanto la vista, la secretaria. Todos se le abalanzaron encima y ella con voz antipática dijo: “esperen en lo que prendo las luces y abro la oficina”. Nadie le hizo caso porque se le fueron detrás, excepto la Señora que tenía la lista. Ella era la que controlaba todo. Le puso el sobre y la secretaria le dijo:” aquí no se aceptan listas, anotaré según los que están en este momento”. Sentí una emoción en mi pecho y debo confesar que hasta sonreí… no brinque por encima del escritorio para abrazarla porque la verdad tenía los pies acalambrados y el hombro fastidiado por la cartera. Pienso que, si la competencia de achaques la hiciéramos ahora, estaría en mejor posición.

Noooooo, prendieron el televisor. Por dos horas, escuché las mismas noticias y entrevistas cada 30 minutos. Ni hablar de la sección de cumpleaños. Muy fuerte… las cosas que se hacen para llevar el alimento a la casa. Ya eran las 10:30 y finalmente, el médico me vió. Estuve solo 10 minutos con él…. Si fui la 6 cómo es posible. Fácil… el médico llegó como a las 9:30am.

De todas formas, no tenía tiempo para quejarme tenía que retirar dinero para poder pagar el estacionamiento y salir corriendo pues estaba tarde para mi trabajo. Entonces, los ví… sentados en la cafetería, tomándose un café con periódico en mano. Ahí estaba, el turno número 2. Relax y socializando. Ahí comprendí… que ellos madrugan para janguear en las salas de los médicos y socializar cuando salen…. Los demás, tenemos que trabajar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: